La Corte Suprema de EE.UU detuvo oficialmente el 18 de junio de 2020 los intentos de la administración Trump de poner fin al DACA. Pero su limitada decisión también significa que el gobierno aún puede finalizar el programa si sigue los procedimientos adecuados. Solo una nueva ley de inmigración proporcionaría una solución permanente.